Un paciente paraplégico puede volver a caminar

Bysaludatu

Un paciente paraplégico puede volver a caminar

UN PACIENTE PARAPLÉGICO PUEDE VOLVER A CAMINAR, Gracias a un electrodo implantado en su columna vertebralEste avance aún se encuentra en periodo de pruebas para determinar su uso en otro tipo de lesiones, y los efectos que tendrá con las jornadas de rehabilitación.

LONDRES.- Con una técnica que parece sacada de películas de ciencia ficción, un equipo de científicos de Estados Unidos logró combinar la estimulación electrónica de la médula espinal y la terapia de rehabilitación para permitirle a un paciente con parálisis completa en sus extremidades inferiores dar pasos de manera independiente y sólo con la ayuda de caminadores. Este avance tecnológico, logrado gracias al implante de un electrodo en la columna vertebral de la persona fue publicado este lunes en la revista Nature Medicine, que detalla el trabajo logrado por Kristin Zhao y Kendall Lee, de la Clínica Mayo de Minnesota. La estimulación eléctrica de la médula ha demostrado tener potencial terapéutico en humanos, ya que facilita las contracciones musculares voluntarias e incluso permite que los pacientes puedan ponerse de pie. En el artículo se asegura que se trata del primer caso de un paciente que ha logrado dar pasos de forma independiente después de sufrir una parálisis completa de las extremidades inferiores tras lesionarse la médula espinal. El trabajo se desarrolló durante cuarenta y tres semanas en las que al paciente se le implantó un dispositivo de estimulación espinal eléctrica y fue sometido a una rehabilitación multimodal específica. Los investigadores descubrieron que al final del tratamiento el paciente fue capaz de realizar una contracción intencional de los músculos de la pierna, lo que le permitió no sólo estar de pie, sino también caminar. De esa forma, el afectado pudo desplazarse con ambas piernas ayudado por un andador con ruedas delanteras así como por una cinta de andar. No obstante, los autores concluyen que se requiere investigación adicional a fin de averiguar cómo las técnicas de rehabilitación interactúan con las de estimulación eléctrica para recuperar las funciones motoras dañadas y para confirmar si este sistema podría usarse en pacientes con diferentes tipos de lesiones.

Bysaludatu

El 5% de las muertes se vinculan al alcohol

Cuanto se consume en Chile y el Mundo?

De acuerdo a los datos más recientes que maneja la OMS, unas 2.300 millones de personas beben alcohol a nivel global y ha aumentado a 6,4 la cantidad de litros per cápita entre los habitantes del planeta.

 

www.saludatualcance.cl

Bysaludatu

GES en el cáncer de mama

AUGE (GES) en Cáncer de Mama. Preguntas frecuentes

¿En que consiste la GES?
Por ley, su sistema previsional (cualquiera que éste sea), debe asegurarle la atención necesaria, en las condiciones y plazos que la propia ley establece.

¿Cómo se solicita la cobertura de GES?
Cuando un médico sospecha, ya sea por el examen físico o a través de una mamografía, que usted podría tener un cáncer de mama, debe entregarle un informe. Con dicho informe, usted debe concurrir a los sitios indicados por su sistema previsional (en el caso de Fonasa, al consultorio más cercano a su domicilio y en el caso de Isapre, a la agencia que le resulte más adecuada) donde deberá solicitar que se le active la cobertura, entregando el informe dado por su médico.

¿Qué beneficios obtendrá?
Que su sistema previsional deberá asegurarle que en un plazo máximo de 30 días usted tendrá una consulta especializada y se le harán los exámenes necesarios para aclarar si lo que tiene es o no es cáncer de mama.
Que los costos que usted deberá asumir por estas atenciones serán mínimos.
Que si resulta tener un cáncer, tendrá asegurados los pasos siguientes de exámenes, tratamientos y controles, también con plazos muy acotados y costos bajos.

¿Dónde deberá atenderse?
Para que su garantía GES funcione, usted deberá atenderse en la RED de ATENCION que su sistema previsional haya definido.
Si usted se atiende en otros establecimiento o con médicos que no están en la red, perderá los beneficios.

¿La GES incluye todo lo que se necesita para el diagnóstico o el tratamiento?
No. La garantía GES es sólo por las prestaciones más importantes. Hay algunos exámenes, algunos medicamentos y algunos procedimientos que se requieren el casos especiales que no quedan cubiertos por la garantía y deben financiarse con la previsión normal, aunque generalmente con aranceles especiales.

¿Puede atenderse por GES una persona que haya hecho parte de su tratamiento fuera de la red o sin GES?
Si. La Superintendencia de Salud es categórica en responder que cualquier persona que sufra una de las enfermedades garantizadas podrá atenderse con los beneficios de GES, independiente de la etapa en que se encuentre.

¿Puede cambiar de médico o de clínica una persona que está siendo atendida por GES?
Cualquier persona que está siendo atendida por GES y que siente que no está recibiendo la atención debida puede pedir a su institución previsional (Fonasa o Isapre) un cambio de prestador. Seguramente tratarán de atender su solicitud pero no está obligada a realizarla. Especialmente no está obligada a conceder atenciones fuera de la red.

¿Siempre es más barato atenderse por GES que por el plan previsional personal?
No. Atenderse por el plan previsional personal puede ser más conveniente para personas que tienen planes muy buenos. Es conveniente preguntar en su Isapre.

¿Qué cubre el GES en el cáncer de mama?
Cubre la mayoría de las acciones necesarias para el diagnóstico y para el estudio preoperatorio, casi todo lo involucrado en la cirugía y la recuperación inmediata, la radioterapia, la colocación de la quimioterapia y la mayoría de las drogas, algunos controles médicos y los exámenes necesarios para el seguimiento. También cubre la reconstrucción mamaria, las prótesis externas transitorias y el apoyo psicológico.

Bysaludatu

Estrógenos y Cáncer de mamas

¿Hay relación entre el uso de estrógenos en la menopausia y el cáncer de mama?

A pesar de muchos años de investigación, aún no hay conclusiones definitivas respecto de la relación que pueda haber entre el uso de estrógenos en el período de la menopausia y el cáncer de mama. De los estudios desarrollados, algunos muestran que el uso de estrógenos aumenta el riesgo, otros que no lo modifican y otros muestran que reducen el riesgo. Sin embargo, no es posible extraer conclusiones definitivas a partir de ellos dado que no son exactamente comparables debido a que tanto el tipo de hormonas, la forma en que se usan y el tipo de mujeres que las usan son diferentes.
Sin embargo, si se rescatan los datos de grupos grandes de mujeres que son comparables se puede elaborar algunas conclusiones, aunque estas no serán definitivas:

  • El riesgo de sufrir un cáncer de mama aumentaría con el uso de terapia hormonal de reemplazo en la menopausia.
  • Este aumento del riesgo es mayor mientras mayor sea el tiempo de uso de la hormona.
  • El aumento del riesgo es menor en mujeres de mayor

Bysaludatu

Por qué hacerse una Mamografía

En pocas palabras… ¿por qué toda mujer de 40 años o más debe hacerse una mamografía anualmente?

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte de mujeres en el mundo… y también en Chile.
La herramienta que ha resultado más eficaz para mejorar la sobrevida en las mujeres que desarrollan un cáncer de mama es el Diagnóstico Precoz.
Diagnóstico Precoz significa, desde un punto de vista práctico, encontrar el cáncer antes de que mida un centímetro.
Esto no puede hacerse con el exámen manual, pero sí puede lograrse con la Mamografía.

La Mamografía puede detectar un cáncer antes de que se haga invasico (in-situ) y en ese momento las posibilidades de curación son casi de un 100%

Al diagnosticar el cáncer de mama en etapas mas tempranas es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer.

Bysaludatu

Cáncer de mama y nutrición. Ayudando a prevenir

El cáncer de mama es una enfermedad frecuente y en aumento, involucrando a mujeres de todas las edades, por lo que es normal que nos preguntemos ¿cómo podemos prevenirlo?

La verdad es que muchos de los factores de riesgo actualmente conocidos (edad, antecedentes familiares, entre otros), no se pueden modificar, por lo que debemos preocuparnos por lo que si podemos hacer. En este punto surge el interés por la nutrición, ya que muchos expertos en el tema están de acuerdo en que es posible reducir el riesgo de tener un cáncer de mama a través de cambios en la dieta y en los estilos de vida. De hecho, se ha visto que las mujeres de países occidentales con una dieta rica en grasas y azúcares refinados tienen mayor riesgo de tener un cáncer de mama que aquellas de países donde se privilegia el consumo de una dieta más equilibrada, rica en frutas, verduras y legumbres.

Entonces, ¿qué podemos hacer?. Algunos puntos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Mantener un peso adecuado. Investigaciones actuales han demostrado que la obesidad aumenta en un 30% el riesgo de desarrollar cáncer de mama, principalmente en la postmenopausia. Por lo tanto es muy importante mantener un peso adecuado, a través de la implementación de una dieta equilibrada y un programa de actividad física, como parte de nuestra vida diaria (no es una dieta, es un cambio en la forma en que vivimos).
  • Actividad física. Distintos estudios han demostrado que hacer actividad física disminuye el riesgo de desarrollar un cáncer de mama, independiente del efecto en el peso. Por lo tanto, es importante implementar una rutina de ejercicios diarios, para realizarla 3 a 5 veces a la semana. Y ojo, no es necesario ir al gimnasio para realizar alguna actividad física.
  • Disminuir el consumo de carne. Las carnes rojas tienen un elevado contenido de ácidos grasos saturados, y se ha demostrado que estos favorecen el desarrollo de células cancerosas. Es aconsejable preferir el pescado, que son ricos en ácidos grasos omega 3, los que inhiben o retrasan el crecimiento de la célula cancerosa.
  • Aumentar el consumo de legumbres, que son una buena fuente de proteínas con pocas calorías, además de proteger contra el cáncer de mama. Este el caso de la soya, que demostrado tener múltiples beneficios para la salud, entre ellos proteger contra el cáncer. ¿Cómo se puede comer la soya? Existen múltiples formas: salsa de soya, carne de soya, leche de soya, brotes de soya, jugos, entre otros.
  • Disminuir el consumo de azúcares refinados, es decir, disminuir el consumo de tortas, pasteles, helados y bebidas de fantasía, principalmente para lograr el objetivo de mantener un peso adecuado.
  • Comer mucha fruta y verduras. Estos alimentos son ricos en antioxidante  capaces de neutralizar los radicales libres involucrados en el desarrollo de alteraciones celulares que son el inicio del cáncer. Es importante comer todo tipo de frutas y verduras hasta cumplir el objetivo planteado por la literatura nacional e internacional: comer 5 porciones de frutas y verduras al día.
  • Aumentar el consumo de fibra. un consumo elevado de fibra a partir de la ingesta de frutas, verduras, panes y cereales integrales y legumbres resulta beneficioso para reducir el riesgo de cáncer de mama.
  • Limitar el consumo de alcohol. El consumo de alcohol aumenta en un 7% el riesgo relativo de desarrollar un cáncer de mama, por cada 10 g de alcohol consumido al día.

Con estas medidas muy básicas podemos ayudarnos a disminuir nuestro riesgo de desarrollar un cáncer de mama. DEPENDE DE USTED.

Bysaludatu

Cáncer de mama. Preparándose para el tratamiento

El tratamiento del cáncer de mama es un poco largo y complejo. Por ello es importante que antes de iniciarlo hagas una revisión de diversos asuntos que sería bueno tener arreglados, para así poder dedicarte al tratamiento con los menos sobresaltos posibles.
Aquí hay una lista de algunos de los asuntos más importantes.

Aspectos previsionales.  Antes de iniciar el tratamiento, consulta en tu sistema previsional. Verifica si tienes derecho a usar la ley GES y sus condiciones. Algunos sistemas piden que se les informe antes de iniciar tratamientos. Así también sabrás los costos que deberás asumir para estar preparada.
Si tienes seguros complementarios, averigua bien las condiciones en que funcionan. Así podrás obtener las certificaciones necesarias en el momento oportuno.

Empleo: Recuerda que debes presentar tu licencia médica por enfermedad y que los plazos para ello son breves. Programa tu trabajo y, como el tiempo que estarás ausente probablemente será prolongado, asegúrate de que hay alguien que te reemplazará y traspásale oportunamente toda la información que necesita. Así te sentirás mejor contigo misma y también estarás más tranquila pues nadie te andará buscando para pedirte un dato que no pueden encontrar.

Obligaciones domésticas: Consigue a alguien para el lavado de la ropa, las compras y el cuidado de la casa. Asegúrate que las personas importantes de tu vida estarán bien cuidados y que las cosas cotidianas no te producirán preocupaciones inoportunas. Busca la forma de asegurarte de que las cuentas serán pagadas y de que alguien cuidará de las mascotas. No es nada raro. Es como si fueras a salir de viaje.

Plan de autocuidado: toma tu misma las medidas para obtener apoyo y consuelo cuando lo requieras. Ponte de acuerdo con alguien con quien puedas hablar si te sientes sola en la casa o en el hospital. No olvides la posibilidad de alertar a un Pastor de tu religión, el que seguramente te dará mucho apoyo y consuelo.
Casi todas las personas conocen a alguien que tiene cáncer de mama, y la gente puede estar muy dispuesta a ayudar. Si el primer o segundo lugar que contactes no puede ayudarte, pregúntales si saben quién pueda hacerlo o si pueden referirte a algún lugar. Inténtalo, hasta que logres lo que necesitas.

Tus médicos y personal de cuidado: toma nota de los teléfonos de los médicos y demás personas de los centros de atención a quién podrías recurrir en caso de necesidad. Déjalos en un lugar visible de la casa, para que todos los miembros de tu familia los conozcan.

Alimentación: en la etapa previa al tratamiento es habitual que se recomiende incrementar un poco el consumo de proteínas y calorías. Luego, durante el tratamiento, seguramente se le recomendará que evite algunos alimentos y que los reemplace por otros. Pregunte a su médico sobre esto para abastecerse de aquello que necesitará y así disminuir la necesidad de salir de compras. Si no tiene ayuda doméstica, incluso puede ser útil que cocine y congele algunas comidas, lo que le ayudará a disminuir su carga de trabajo en aquellos días en que no se sienta bien.

Ayuda familiar: No olvide que, aunque todos los miembros de su familia desean ayudar, ellos no saben como hacerlo. No dude en plantear claramente sus necesidades. No se avergüence de ello. Piense que la energía que ahorre en otras preocupaciones podrá dedicarla a su sanación. Pero además ayudará a los demás a disminuir sus propias cargas de angustia al permitirles ser parte de su proceso de recuperación.

Atención de los niños: hasta los más pequeños son capaces de sentir cuando “algo pasa”. Como los niños sienten que son “el centro del universo” van a tender a pensar que esto que pasa se relaciona con ellos o que es culpa de ellos. Es mejor que estén informados; que se les diga –en su lenguaje y a su nivel- que es lo que pasa. Así evitará que estén desconcertados y angustiados.

Bysaludatu

Cáncer de mamas. Decisiones acerca del Tratamiento

TUS DECISIONES ACERCA DEL TRATAMIENTO:
UN CONSEJO DE AMIGOS.-

Aunque no lo creas, tu deberás tomar varias decisiones sobre el tratamiento que vas a recibir. Y aún cuando es importante no retrasar demasiado el tratamiento, también es importante no tomar decisiones apresuradas, que podrán afectar tu calidad de vida en el futuro.
El tumor que tienes se demoró años en crecer. Esperar algunos días más no te hará daño pero si te dará tiempo para sentirte segura de lo que se te va a hacer. Recuerda que tendrás que vivir toda la vida con las decisiones que tomes ahora. ¡¡¡No te dejes presionar!!!

Es importante que estés informada de cómo el tratamiento puede afectarte; de los posibles efectos secundarios de los tratamientos; de las consecuencias a largo y a corto plazo de la cirugía; etc.

Puede que durante las consultas estés nerviosa y que esto te haga olvidar algo de lo que el médico te dijo o algunas de aquellas cosas que querías preguntar. Ir acompañada a la consulta te puede ayudar a sentirte más tranquila y también puede servirte para recordar cosas que te interesa preguntar. También es bueno que lleves tus dudas anotadas. No dudes en preguntar sobre todos los aspectos del tratamiento que se te vengan a la cabeza. No temas parecer ignorante, ni dejes cosas pasar por pudor o vergüenza.

Muchas mujeres se quejan de que los doctores no les informan suficientemente de las opciones de tratamiento, especialmente acerca de los efectos secundarios de éstos. Pero también los médicos dicen que las mujeres les preguntan pocas cosas. No caigas tu en lo mismo.

No pongas mucha atención a las estadísticas. Las estadísticas no tienen mucho que ver con el diagnóstico ni con el pronóstico individual.

Habla con otras mujeres que tengan un diagnóstico similar al tuyo, y con quienes hayan tenido un tratamiento similar al que estás considerando, antes de que tomes tu decisión final. Ten cuidado de no confiar en la experiencia de sólo una o dos mujeres, porque las circunstancias o reacciones al tratamiento pueden ser muy diferentes a las tuyas. Y aunque no puedes menospreciar la información de una mujer que ha tenido dificultades con su tratamiento, si ella se encuentra abrumada por su propio estrés no estará en condiciones de animarte y darte apoyo. El participar en un grupo de apoyo podría ponerte en contacto con varias mujeres que han recibido el tratamiento. Hazles saber a las participantes del grupo que tú has sido diagnosticada recientemente y estás ahí en busca de información y
apoyo.

Cuando tengas que tomar decisiones, recuerda que no sólo está en juego si vivirás más o menos. También importa cómo se afectará tu calidad de vida. Por eso es importante que hables con los médicos sobre tus expectativas y tu vida en el futuro. Nadie te conoce como tú misma. Nadie podrá adivinar lo que tu esperas de tu vida en el futuro.
Debes tener en cuenta que, como al tratar tu cáncer de mama se requerirán probablemente varios tratamientos diferentes, la elección de uno de ellos influirá en cómo y cuando deban hacerse los demás.
Por ejemplo, talvez debas tomar le decisión sobre si prefieres hacerte una mastectomía (sacar toda la mama) o una tumorectomía (sacar sólo el tumor). Está demostrado que ambos tratamientos logran la misma sobrevivencia, sin embargo algunas mujeres prefieren la tumorectomía para conservar su mama y otras prefieren la mastectomía porque las hace sentir más seguras. Ambos aspectos influyen seriamente en la calidad de vida futura y, a la vez, determinan como será el tratamiento siguiente, ya que las mujeres que se hacen tumorectomía requerirán radioterapia mientras que las que se hacen mastectomía probablemente no la requerirán.
También será importante si tu quieres tener más hijos en el futuro. Si tu esperas tener otro bebé, el oncólogo deberá elegir un tipo de quimioterapia que no te ocasiones esterilidad y el ginecólogo deberá indicarte un método anticonceptivo adecuado, no hormonal y reversible.

No es bueno que evites participar de las decisiones que te afectan y tampoco es bueno que tomes decisiones sin suficiente información, por eso NO TEMAS PREGUNTAR y pide respuestas claras y precisas, que puedas entender.

Bysaludatu

Cáncer de mama. Esperando el diagnóstico

LA ESPERA DEL DIAGNÓSTICO

¿Habrá algo más angustiante que estar esperando el diagnóstico?

Tú te encontraste algo en un pecho, un examen mostró algo raro, tu ginecólogo detectó algo… independiente de cómo llegaste a esto, estas esperando que se aclare el diagnóstico. Te han pedido más exámenes, estas esperando una hora con el especialista… estás en un momento de angustia. La duda y el miedo se han instalado en tu cabeza y en tu corazón…
Es un momento terrible, pero en el que, sin embargo, la esperanza de que todo saldrá bien te permite soportar el paso del tiempo, te da un respiro y te ayuda a esperar.

Pero, si el diagnóstico de cáncer se confirma, te parecerá estar cayendo en un pozo sin fondo.

 

Muchas mujeres dicen que el tiempo más difícil para ellas fue entre el diagnóstico y el tratamiento. Durante este tiempo debes continuar con tu vida, cumplir tus tareas diarias queriendo aparentar normalidad, mientras por dentro sufres el tremendo impacto del diagnóstico del cáncer y comienzas a darte cuenta de lo poco que sabes acerca de tu enfermedad.
El hacer algo es la mejor forma de lidiar con esta ansiedad. Aprende todo lo que puedas acerca de la enfermedad y acerca de las opciones de tratamiento disponibles para ti. Ve a la biblioteca o a la librería. Busca toda la información que puedas. Lee, toma notas, habla con mujeres que han superado el cáncer de mama. A pesar de que tu cabeza de vueltas y de que no logres tener claridad en la información y estabilidad en tus emociones, este es el momento en el que tendrás que tomar algunas de las decisiones más importantes acerca de tu tratamiento.
Al principio quizá te sientas abrumada por sentimientos que no puedes controlar. Podrás distraerte fácilmente y tener dificultades para concentrarte. Muchas mujeres experimentan confusión y cambios intensos en su estado de ánimo. Seguramente te costará dormir.
Es importante no tratar de agravar tu estrés preguntándote por qué te sientes de la manera que te sientes, o diciéndote que no debes de sentirte así.
Respeta tus sentimientos y escucha tu voz interior – ya sea que te escuches a
ti misma cuestionando la sabiduría de tu médico o simplemente reclamando por
tu suerte. Si estás enojada, permítete estarlo; si quieres llorar, hazlo. Deja que tus sentimientos se manifiesten, exprésalos lo mejor que puedas. Si los retienes en tu interior y los escondes, allí se quedarán. Si los dejas salir, se irán y te sentirás más tranquila.
Este es un buen momento para buscar personas en las que confíes: familiares o amigos, un vecino o compañero de trabajo. Debes hablar de lo que piensas y de lo que sientes…, verás como así las ideas se te aclaran y puedes identificar mejor aquello que necesitas saber. Tampoco desoigas tus intuiciones, a veces son de gran ayuda.
Como mujer, puedes estar acostumbrada a cuidar de otros, pero quizá rehúses pedir ayuda para ti misma. Pedir ayuda a la gente, cuando tú la necesitas, es sano y no
disminuye tu imagen ante los demás.
Es verdad que, a veces, las opiniones de otras personas aportan más confusión que claridad. También es verdad que hay algunas personas algo desatinadas en sus expresiones y que te harán daño. Demasiados consejos probablemente te generarán una nueva carga de angustia. Sin embargo, debes aprender a ver en esto el lado positivo. A ver que la gente opina, habla, sugiere y comenta tratando de ayudarte. Y esa carga de amor debes aprovecharla. De la misma forma debes obtener nuevas ideas de ese caos de información, identificar nuevas cosas que no sabes y que deberás conversar con tu médico.
Porque, al fin, allí está el asunto. Debes hablar con tu médico y debes saber y tener preparado aquello de que quieres hablar. Estar bien informada no sólo te servirá para tomar mejores decisiones sino también para hacerte sentir que tienes mejor control de la situación y todo esto te ayudará a sanar más pronto.
Cuando te acuerdes de este tiempo turbulento, te darás cuenta que hiciste lo mejor que pudiste con las opciones disponibles y esto te hará sentirte orgullosa de ti misma y reforzará tu autoestima.

Bysaludatu

Tratamiento del cáncer de mamas. Elija a su médico

Si tienes opción de elegir a los médicos que conducirán tu tratamiento…HAZLO!!!

La elección del médico que conducirá tu tratamiento es un elemento crucial. Él no será un médico circunstancial sino que deberá acompañarte por años; deberá ser no sólo un buen técnico sino también un apoyo en tus necesidades y angustias. Te sugiero que lo elijas con cuidado.

Dr. Jorge Piérart P.

El tratamiento del cáncer es largo y complejo. Y una vez terminada esa etapa deberás continuar controlándote por años. Es muy importante que te sientas a gusto con los médicos que te tratan. Que puedas confiar en ellos y que te sientas acogida
Una buena forma de escoger un buen médico es a través de referencias, sea que estas provengan de personas que hayan sido sus pacientes como de otros médicos a los que puedas acudir.
El tratamiento de esta enfermedad se hace en equipo, por lo tanto es bueno buscar información en hospitales o en centros especializados en el tratamiento de cáncer. Las Isapres y el Fonasa podrán darte información respecto de los médicos que están acreditados como especialistas. Investiga sobre su experiencia y sus certificaciones.
Cuando llegue el momento de visitar a los médicos, evalúa también la calidad de su servicio en todos los aspectos que para ti sean relevantes. E, independiente de eso, trata de obtener una segunda y hasta una tercera opinión sobre tu diagnóstico y tu tratamiento.
Incluso si estás satisfecha con tus médicos, el obtener una segunda opinión es una buena idea. Puede validar una opinión anterior o simplemente proveer otra perspectiva a considerar al tomar tus decisiones de tratamiento.
Estas consultas serán más fáciles si tu organizas una carpeta con todos tus exámenes y todos los informes que los médicos que te han visto te hayan dado. Pregunta al cirujano cómo podrás obtener muestras de la biopsia si quieres que otro especialista la examine.
Cómo los especialistas en cáncer de mama no son muchos, puede que tengas que viajar para obtener otras opiniones. Trata de hacerlo. Sólo asegúrate que los médicos que te atiendan sean especialistas reconocidos.
No tengas temor a pedir opiniones. Hacerlo es tu derecho. Y el médico que se moleste por ello está cometiendo un grave error.
El cáncer no es un castigo. No mereces que se te trate como víctima. Es importante que expreses tus preguntas y preocupaciones tan clara y directamente como sea posible. De la misma manera, tú mereces ser tratada con respeto, obtener una respuesta para todas tus preguntas, y lo más importante de todo, ser tomada seriamente. Si un médico no es respetuoso o responsable, busca otro.

Estos parámetros pueden ayudarte a elegir un médico:

* ¿Es tu médico un especialista en el cáncer de mama?

* ¿Cuánta experiencia tiene con técnicas nuevas?

* ¿Sabes acerca de los estudios clínicos disponibles y de las investigaciones en el tratamiento del cáncer de mama?

*¿Te invita tu médico a conversar  acerca de las opciones?

* ¿Te anima a participar y te da tiempo para preguntar y contestar?

* ¿O te interrumpe, trata de decirte qué hacer o te apura para que salgas rápido del consultorio?

* ¿Te habla en detalle acerca de qué es lo que va a pasar y cómo puedes sentirte?

* ¿Discute abiertamente los efectos secundarios o consecuencias del tratamiento?

* ¿O, de alguna manera trata de minimizar tus sentimientos y tus miedos?

*¿Te explica bien las cosas, en un lenguaje que puedas entender?

Un médico tiene que estar dispuesto a hablar tanto en lenguaje técnico como en lenguaje común para asegurarse que estás entendiendo y además que te estás familiarizando con los términos médicos.

Finalmente, ¿tu médico respeta  tu derecho a tomar tu propia decisión y que te tomes el tiempo necesario para ello?

También puedes hacer algunas pequeñas pruebas para evaluar la disponibilidad y el interés de tu médico:
• Pídele el número de su teléfono personal “para llamarlo por si tienes una duda”.
• Dile que quieres tener una segunda opinión y que te dé nombres a quién recurrir.
• Solicítale ayuda para entender tus opciones económicas.
• Observa su respuesta ante tus necesidades de informes, certificados y otros documentos que deba llenar.